Conservadora

 
 

OdontologíaConservadora

 

En salud bucodental la prevención es un pilar fundamental. Por eso insistimos en tener unos buenos hábitos de higiene y en hacerse una revisión dental al menos una vez al año.

No existe ningún material dental capaz de superar las propiedades de los dientes naturales. La mayoría de problemas dentales que tratamos de restaurar con la odontología conservadora se dan por una mala alimentación, hábitos higiénicos inadecuados o simplemente por factores hereditarios.

La odontología conservadora o reparadora es un proceso terapéutico que intenta conservar, con la mínima invasión posible, la mayor parte de la estructura sana original del diente que haya podido ser parcialmente destruida, fracturada o desgastada por patología, normalmente la caries.

Los tratamientos más comunes son: obturaciones o empastes, reconstrucciones, incrustaciones, carillas y coronas.

 
 

Tratamientos conservadores

 

Procedimiento por el que se repara una pieza dental afectada por caries en la que primero se limpia el tejido cariado y después se restaura el diente mediante la colocación de un material de relleno que recuperará la estética y la función dental. Dependiendo de la extensión de la caries puede ser necesaria la administración de anestesia local y la colocación de aditamentos para la conformación de la anatomía del diente a restaurar.

Existe, principalmente, un tipo de material restaurador, pues otros como la amalgama de plata ya están en desuso debido a sus contraindicaciones: RESINA COMPUESTA o COMPOSITE.

 

  • RESINA COMPUESTA o COMPOSITE

 

Este material por sus características puede usarse en todo tipo de cavidades, salvo en aquellas donde exista riego de humedad, pues al ser un material de retención adhesiva, debe colocarse sobre una cavidad totalmente seca, que garantice esa adhesión y minimice el riesgo de recidiva. Como ventajas principales podemos resaltar la estética de las restauraciones y su rápida polimerización (con luz halógena o LED), que facilita la conformación de la obturación y su funcionalidad inmediata.

Procedimiento por el que se restaura la forma y funcionalidad de un diente y cuya magnitud, complicación o extensión sobrepasa a las obturaciones típicas. Se realiza mediante la colocación de materiales restauradores directamente en la boca por el profesional sin necesidad de colaboración con el laboratorio.
Procedimiento por el que se restaura la forma y funcionalidad de un diente y cuya magnitud, complicación o extensión sobrepasa a las obturaciones típicas. Se considera una restauración “indirecta” pues se realiza mediante una toma de medidas y la posterior colocación del material restaurador, que ha sido fabricado en un laboratorio. La incrustación es cementada por el profesional sobre el diente que ha sido especialmente preparado para alojar la restauración.

Son elementos metálicos o de fibra de vidrio, que a modo de anclajes se introducen en los conductos radiculares (en las raíces) de dientes que previamente han sido endodonciados (con tratamiento de conductos). Pueden ser prefabricados estándar o moldeados en el laboratorio a medida.

Odontología Conservadora
Consúltanos sobre nuestros tratamientos

Infórmate

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies